viernes, 24 de abril de 2009

El jabalí de Erimanto


Tercer trabajo de Hércules. Debía apresar pero sin matar al jabalí de Erimanto.Cuando iba en busca de éste se le apareció Atenea que le dio una cadena. Cuando vió al jabalí en un charco de agua, le lanzó un grito de desafío y echó a correr como si tuviera miedo del animal monte arriba hasta fatigar al jabalí. Aprovechando el desconcierto del animal saltó sobre su lomo, logró trabar sus patas y su hocico con la cadena que le dio Atenea y lo cargó sobre su espalda. Al llevárselo a Euristeo, éste se metió corriendo en una tinaja con miedo y le dijo que se lo llevara de allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada